Nos acercamos a octubre con la puesta en marcha de un nuevo ciclo Entre Copas. Llegan los nervios de siempre por llenar un espacio entre semana, con algo tan especial como puede ser el misterio, conjugándolo con gastronomía y vino. No os voy a engañar. Es un encaje de bolillos en lo que puedes perder mucho, sobre todo la credibilidad y la ilusión.

Sin embargo contar con Nacho Navarro, que se ha involucrado 100% en el proyecto hace que sea más fácil. Además jugar en casa, como hacerlo con Fran López como resoplase de La Bocca y Jorge Calonge en la cocina, te llena de optimismo. Para lo vinos, una llamada a Chema Villanueva de Bodegas Carlos Valero, para entenderme sin apenas hablar y la confianza en la distancia del propio Carlos. Y para rematar el apoyo de Cityplan, siempre con la visión de apostar por lo local y diferente.

Jorge Calonge

De repente, la cuenta atrás… cinco confirmados, diez… “Fran, ¿cómo vamos de reservas?”. “Lento, Yolanda – afirma Fran- pero es pronto, tranquila”. Y así sigue la cuenta atrás. De repente Heraldo de Aragón se interesa por la historia así que piensas que no estás loca. También Hoy Aragón muestra interés para cubrirlo. Como un efecto desatascado, llegan más confirmaciones hasta que el día de antes al evento, cerramos inscripciones con un maravilloso “SOLD OUT”.

Llega el miércoles y una sala se llena con personas valientes que han decidido invertir en una gran experiencia donde van a escuchar de la mano de un gran experto, la verdad sobre las sectas. En la otra parte de la ciudad, un gran evento, magnifico y gratuito. La noche en stories fue competida.

Al final, acabamos a las 02:30 hablando en la calle, de los misterios de la vida, con la sensación de haber vivido algo distinto y con ganas de más.

Nacho y yo, ya pensamos en grande. Porque el formato lo merece. Porque tenemos gente que nos apoya y peticiones de otras ciudades.

Next step: Windsor y Bestiario japonés pero hasta entonces os dejo con la crónica de este.

Comienza Entre Copa y vuelve a demostrar el éxito del concepto de cena de temática curiosa maridada con buenos vinos elegidos ad hoc y un menú elaborado especialmente para la ocasión. En esta primera cena de la temporada el tema eran Las Sectas, pero mucho más allá de lo que nos suena de los medios de comunicación, gracias a los conocimientos e investigaciones de Nacho Navarro, el colaborador de Cuarto Milenio que se adentra en lo más profundo de Internet y de la mente humana para desvelarnos sus curiosidades.

No se sabe si es el menú el que marca el formato o el formato el que marca el menú, pero lo cierto es que, tras la presentación  de la organizadora, Yolanda Gil, antes del  aperitivo Nacho Navarro introdujo a los asistentes en el oscuro mundo de las sectas, advirtiendo un final convulso y contando cuáles son sus mecanismos, su estructura, sus motivaciones. Seguidamente, Carlos Hernández explicó el primer vino de la cata, el blanco Marqués de Vizjoha, un albariño que combinaba perfectamente con el exquisito Chupito de sangre en caliente en su propio sacrificio, donde se debía untar la brocheta de criadillas con zanahoria, queso y guindilla.

Para el segundo plato, la Búsqueda del Poder, Navarro describió cómo funcionan las clásicas sectas de estafa y rituales sexuales, contando casos realmente escalofriantes de líderes que seducen a machacas y a personas desesperadas por creer en algo para dominarlas y conseguir que actúen a su antojo. Chema Villanueva, como representante de Bodegas Carlos Valero, hizo la cata del segundo vino, el  Dominio de Longaz de D.O. Cariñena, elegido por el poderío de su nombre y porque acompañaba muy bien a las garras de gallina sobre la ensalada de hongos, típicos de los rituales sectarios, con su lomito de escabeche, esa metáfora de los Lobos con piel de cordero.

El tercer plato llevó a los comensales al Apocalipsis, ese punto en el que los líderes de las sectas aprovechan fechas señaladas como el cambio de milenio o similares para embaucar a sus adeptos hasta el sacrificio y la muerte. Aquí Navarro se explayó sobre los ritos de hematomancia, es decir, con sangre, que es lo que emulaba el vino Heredad Red de Carlos Valero, Denominación de Origen Campo de Borja. Perfecto para ensalzar el Pastel de cabrito del maligno con salsa en su propia sangre, que llegó a oscuras, iluminado sólo por un cirio, en dos bandejas: Una con las cabezas y otra con el timbal en sí, ya preparado para ser devorado por los fanáticos de esta “secta del mundo del vino”, según la definió Carlos Hernández.

Y arribó el momento postre: Ritual y suicidio colectivo. El colofón prometido por Nacho Navarro como el más escalofriante de la noche no defraudó. Sobrecogedor escucharle hablar de casos reales que suceden hoy en día, tanto en Zaragoza, como en España y en todo el mundo; casos de homicidios, de exorcismos, de violaciones y sacrificios de grupos muy bien organizados y elitistas para, simplemente, ejercer el poder y sentirse dioses y dueños de los demás mortales. Resaltó también la importancia del vino para llevar a los fieles a la enajenación e incluso para cargárselos añadiéndole un poco de cianuro, que es lo que imitaban las pipetas que regaban al espectacular postre de chocolate ahumado con fresas picantes.

Por supuesto, Navarro abrió el debate a todos los asistentes, que hicieron sus aportaciones y preguntas, deseando que la velada no se acabara o que él se extendiera desvelando hasta lo más inconfesable de sus investigaciones.

Desde otoño hasta verano

Tras este Entre Copas sobre sectas, la nueva temporada de este ciclo promete sobremanera, con un siguiente encuentro el 29 de octubre, sobre el Bestiario japonés, en el WINSOR; el 29 de noviembre, sobre Conspiraciones, pendiente de confirmar establecimiento. Entrados ya en 2019, el 23 de enero tratará sobre Spanish Killers, en MARENGO; el 27 de febrero, sobre Terror bajo el mar, en La pulpería; el 27 de marzo, sobre Brujería y hechicería, en La Junquera; el 24 de abril, sobre El más allá, de nuevo en Marengo; el 29 de mayo, sobre Crímenes imperfectos, pendiente de decidir. Y, para dar la bienvenida al verano, el 26 de junio finalizará este ciclo itinerante con una cena temática al aire libre en el patio de El Jardín del Temple acerca del Aragón oculto.